dimecres, 9 d’abril de 2008

Vicky Cristina Barcelona


El productor de la película de Woody Allen, Jaume Roures, fué entrevistado en RAC1. La entrevista era super inocente hasta que Jordi Basté le preguntó si distribuirían algunas copias en catalán.

¿Cómo que algunas copias? dijo. En Catalunya se dejará escoger: en catalán o versión original con subtítulos en castellano. Lo dijo con total naturalidad. Yo pensé: gracias por hacer posible que, por una vez, pueda ver una película en mi idioma aunque después resulte un tostón.
En la Cadena SER se hicieron eco de la entrevista y en un programa llamado "Si amanece nos vamos" trataban a los catalanes, de provincianos y egocéntricos, haciendo bromitas de si "nuestra PE hablando en catalán con BARDEM ¿de qué hablarán? ¿de calçots?, de lo oprimidos que están en Catalunya". Estuvieron como unos 10 minutos dale que te pego con todos los topicazos de siempre. Al final comentaron que la película fué rodada íntegramente en inglés, pero que "no era excusa para no pasarla doblada al castellano en Catalunya" Estos comentarios son los que venden y gustan ser oídos en buena parte de territorio español. ¡Qué pena!
Era la SER, no me he equivocado. ¿No os recuerda un poco la COPE? Si es que en el fondo el nacionalismo español une.
Dado que la película no se estrenará hasta septiembre, quedan Abril, Mayo, Junio, Julio y Agosto para poder desprestigiarla antes de verla. Tiempo al tiempo y ojalá me equivoque.

6 comentaris:

Lola ha dit...

Por mí como si se come unos calamares, una empresa privada puede hacer lo que quiera con su propio dinero. Ahora bien, fíjate en que necesita eliminar la versión en castellano. ¿Qué pasa, que teme que la versión catalana no sea competitiva? Pues eliminamos la competencia, hala.

Bruguers ha dit...

Lola:
Claro que no sería competitiva la versión catalana. Las personas de habla castellana jamás escogen una versión catalana a no ser que deban examinarse y los de habla catalana estamos acostumbrados a que no programen ninguna película en nuestra lengua.
Como anécdota contar que cuando estrenaron Swinny Todd en Castelldefels muchos jóven@s a los que etiquetaré como "cholos, quillos, etc..." (es de lo más se lleva)se levantaron gritando diciendo "vaya mierda de películo veníamos a ver sangre y resulta que es de canto y en inglés"
A estos quizá les irá bien. Si no la quieren en catalán, algo les quedará en inglés y además leerán.
Un saludo.

peretor ha dit...

Quan més nacionalisme espanyol hi ha, més motius ens donen per aferrar-nos a les nostres costums, les nostres lleis i la nostra llengüa.
En el fons demostren que no són gaire intel·ligents.

blumun ha dit...

Hola bruguers, tienes que comprender, que los que no entienden el catalán les escuezca. Yo pienso que debe ser la envidia de que seamos bilingues, de otro modo no entiendo su enfado. AH! y yo hablo el valenciano. Xe que bó!!!
Oye, tienes un premio en mi blog " blumuneando", si te apetece lo recoges, y si no, no pasa res de res.
Besadetes maca :)

Montse ha dit...

Hola Bruguers, el que penso que els passa a la resta de la gent, és que en certa manera els molesta que nosaltres tinguem una llengüa pròpia i alhora parlem el castellà, com podem parlar l'àngles.
El menyspreu per la nostra llengüa cada vegada es més patent a tot arreu, als súpers, a l'escola, en la societat en general, i això cada vegada em rebota més.

peretor ha dit...

Mirant a llarg termini, hem de tenir clar que espanyols i catalans estem condemnats a entendren's, per tant més val esmortoir les pica baralles i començar a fer pedagogia. En aquest sentit el nostre paper no ha de ser el d'un vagó de cua, ni tant sols un vagó normal, el nostre paper ha de ser de locomotora, per ajudar a l'espanya que tant ens odia a tirar endavant.Així ha estat sempre i així será.